Zinc, un mineral que mejora tu rendimiento deportivo

zinc deportistas

Zinc, un mineral que mejora tu rendimiento deportivo

Para que el cuerpo humano funcione a pleno rendimiento es vital tener un aporte correcto de zinc, pero si además se practica deporte, o se está en edad de crecimiento, este mineral juega un papel muy importante.

Es un oligoelemento esencial para el crecimiento, desarrollo y funcionamiento del organismo. La dosis diaria recomendada para conseguir un equilibrio perfecto se ha fijado en 15mg/día para un hombre de tamaño corporal medio, pero este valor debe aumentar en lactantes, adolescentes, embarazadas y deportistas.

El zinc es un mineral esencial que está presente en todas las células y tejidos de nuestro organismo. Esta relacionado con muchos aspectos dentro de la fisiología del ejercicio, por lo que resulta fundamental no solo para su correcto funcionamiento sino a demás para extraer su máximo potencial, ya que es un elemento importante en la capacidad de esfuerzo de los músculos, siendo trascendental en ejercicios de resistencia y para combatir la fatiga. El zinc influye en el metabolismo y en la fisiología de los tejidos, y es fundamental para la normal biosíntesis de las proteínas y del colágeno. Por lo que es vital su participación en la regeneración de pequeñas lesiones musculares, además de facilitar la rápida recuperación.

El zinc colabora también en la eliminación del dióxido de carbono, y se le atribuyen propiedades antioxidantes ayudando a reducir la producción de radicales libres que la propia actividad física genera, lo que influye en el rendimiento ya que se produce un menor daño celular, y como consecuencia favorece un mejor estado de salud.

El organismo puede absorber hasta un 30% del zinc ingerido con la alimentación, pero este porcentaje puede disminuir en caso de seguir una dieta mal controlada, que sea pobre en proteínas y rica en fibra.

Parte del zinc se evacua por la orina y otra parte se pierde por la transpiración, que en caso de realizar ejercicio físico esa pérdida es más notable, por lo que los deportistas tienen que velar por su ingesta de zinc para no sufrir esa perdida.

Los alimentos que mayor aporte de zinc tienen son las carnes rojas, los pescados, los cereales integrales, las legumbres, y la leche. Y también podemos encontrar suplementos a base de este mineral.

Los niveles recomendados para las personas que llevan una vida normal, con una práctica física ocasional, se alcanzan sin ningún problema con una dieta normal equilibrada que incluya los alimentos mencionados. Pero aquellos deportistas con un volumen de entrenamiento más intenso, o de competición, sufren una mayor movilización de zinc a nivel muscular por lo que su aporte se debe controlar.

Los hábitos nutricionales de la mayoría de deportistas sobretodo en periodos de entrenamiento y competición incluyen un excesivo incremento de carbohidratos, en detrimento de proteínas y grasas, lo cual afecta negativamente a los niveles óptimos de zinc.

En caso de deficiencias de este valioso mineral en el organismo humano, tiene como consecuencias alteraciones en el sistema inmunitario, pero es importante saber que tan dañino puede resultar el defecto como el exceso, por lo que se evitará una ingesta elevada de este mineral para evitar efectos negativos en la salud del deportista.

Recordar para finalizar que todo deportista debe tener una dieta equilibrada con la proporción adecuada de proteínas y carbohidratos que aseguren la aportación y absorción de zinc. Y a una correcta alimentación se le ha de sumar un buen descanso y un ritmo de vida saludable y sin estrés.

No hay comentarios

Deja un comentario