La disminución de bacterias perjudica la salud

medicamentos salud

La disminución de bacterias perjudica la salud

En el cuerpo humano habitan multitud de microbios, de los cuales la mayoría son bacterias. Se conocen alrededor de 1.200 especias distintas de estos microorganismos, de los cuales la mayoría son benignos, y además resultan muy beneficiosos y necesarios para gozar de buena salud, ya que participan en el sistema digestivo y son vitales para el sistema inmunitario.

Los estudios publicados por la prestigiosa revista Science rebelan que la carencia de estas bacterias beneficiosas está vinculada a problemas de salud. En un principio se creía que la falta de estos microorganismos era consecuencia de las patologías sufridas pero las pruebas indican que es todo lo contrario, que la carencia de bacterias es lo que facilita la aparición de la enfermedad.

Se ha confirmado también que ciertos medicamentos como los antibióticos, los antiácidos y los antidepresivos influyen en la pérdida de esta diversidad microbiana tan útil y necesaria para la salud. Existen alimentos que influyen a la pérdida de estas preciadas bacterias como son la leche entera, los aperitivos y las comidas calóricas y abundantes. Por el contrario, alimentos como el yogurt, el vino y el café incrementan la diversidad de las bacterias intestinales.

El análisis de las heces de cerca de 4.000 individuos, realizado en el Instituto para la Biotecnología (VIB), en Bélgica, y la Universidad de Groninga, en Holanda, han demostrado que existen 678 grupos de microorganismos de los cuales 14 grupos están presente en la mayoría de las personas. Aunque aún queda trabajo y realizar estudios fiables para descubrir qué microorganismos están relacionados con cada patología, el investigador belga Jeroen Raes ha encontrado la correlación entre algunos microbios y enfermedades como el cáncer de colon y la colitis ulcerosa. También se ha descubierto que los infartos de miocardio están relacionados con la disminución de algunas bacterias en concreto.

Como resultado de todos estos descubrimientos han surgido nuevos laboratorios donde se procesan las heces, extrayendo la flora bacteriana beneficiosa, para su posible implantación en pacientes con patologías crónicas, pero actualmente solo está autorizado para algunos casos extremos de EEUU, pero en un futuro próximo podría estar más extendido. Aunque como apunta el investigador Raes, no será fácil, pues trasformar todo el ecosistema eliminando las bacterias dañinas y trasplantando las buenas es un tema complejo que no está exento de riesgos.

No hay comentarios

Deja un comentario